domingo, 25 de noviembre de 2018

HORARIO DE AUTÓNOMOS



Los Monarcas de la próxima cabalgata y su séquito ya disponen de sus atributos, después de hacer mágico el pasado viernes el auditorio municipal del Monasterio de San Miguel, en una entronización que siempre despierta grandes emociones.

Curro Martínez (Melchor) es un joven emprendedor cuyo objetivo contable reside ahora en lograr la mayor felicidad posible en los niños, una de las intenciones más nobles que pueden tenerse en esta vida, propósito en el que le acompañarán Miguel Fernández (Gaspar), designado por la Flave como premio a su largo compromiso vecinal, Francisca García (Baltasar), que ve cumplido uno de sus sueños, Coca García Junquero (Estrella de Oriente), quien guiará a la comitiva con la batuta enmarcada en el pentagrama de su sonrisa, José María García Flores (Gran Visir), cuyo corazón es aún más grande que su visirato y José Leiva (Cartero Real), que ejercerá su encomienda postal caminando por alegrías.

Tras un tiempo de indecisión en torno a la cabalgata, con polémica sobre la conveniencia del tramo de mañana o del de tarde, el equipo de gobierno ha optado por introducir cambios significativos sobre la organización tradicional, de forma que el recorrido mágico arrancará antes, a las 13:30 horas, de la Plaza de Toros (en lugar de hacerlo desde el Castillo), tras la Adoración del Niño Jesús (que ya no tendrá lugar en mitad del itinerario) y la salida de los Reyes Magos desde el Ayuntamiento, para recogerse a las 19:00 horas en el Castillo de San Marcos, donde se celebrarán los fuegos artificiales a las 20:00 horas.

Si de mí dependiera la cabalgata permanecería más tiempo en la calle, incluyendo algunas vías por las que nunca pasa, sin que exista razón para ello, y que también tienen derecho a albergar a la comitiva: empezaría a las doce del mediodía y finalizaría, con los fuegos, a las nueve de la noche. A mayor duración, mayor ilusión para todos y más posibilidad de disfrutarla con luz natural, algo que siempre he echado en falta. Optaría por aplicar a los Reyes Magos una suerte de horario de autónomos: mañana, tarde y noche. ¿Cuál es el problema?

Francisco Lambea Bornay
Diario de Cádiz
25 de Noviembre de 2018


domingo, 11 de noviembre de 2018

LA VOZ DEL HARTAZGO



No estoy de acuerdo con esa expresión que asegura que “El Puerto está  muerto”: me parece exagerada y ocultadora de la parte viva que, indudablemente, tiene, gracias a sus atractivos y a la labor de muchos particulares y entidades.

Aclarado esto, comparto la indignación manifestada la tarde del pasado miércoles por unas 200 personas, que respondían en la Plaza Peral al llamamiento de la plataforma ciudadana “Revive El Puerto”, exigiendo mejoras en el término municipal y, más aún, en su centro. Del hartazgo de los afectados parece erigirse como plástica metáfora la vehemencia con la que, micrófono en mano, hablaba Fernando Marín, a quien uno acostumbra a ver con serena sonrisa enmarcada en semblante plácido tanto en su establecimiento, Joyería Marín, como en las ocasiones en que nos saludamos con los naranjos de la calle Larga como testigos. Y eso que  aún no sabía que el CCA retrasa el inicio de la campaña de Navidad, culpando al Ayuntamiento de la demora por la falta de resolución del pago de la aportación municipal.

Hay personas que, como Fernando, unen a su inquietud sus legítimos derechos profesionales y cuyos ojos están cansados de observar un panorama en limpieza, seguridad, iluminación o agilización de licencias de aperturas de establecimientos, al que no se aplica remedio.

La situación del casco histórico es tan mala que hasta el propio alcalde la reconoce. Esa circunstancia provoca aún mayor desazón entre los vecinos, que no comprenden cómo el equipo de gobierno admite unos defectos que se muestra incapaz de subsanar. Existe una conciencia, muy dañina para la imagen de la administración local, de que ésta, lejos de facilitar el desarrollo, o al menos de no entorpecerlo, se dedica a obstaculizarlo. Es esa misma conciencia que entiende el enclave como un lugar lleno de posibilidades que no se explotan en beneficio de quienes en él moran y de sus visitantes. El lema elegido para la convocatoria (“Yo amo mi ciudad”) resulta elocuente, pues los organizadores dan por hecho que sus responsables políticos no comparten esa emoción.

Urge dar un impulso que permita lograr que los portuenses se sientan más satisfechos de El Puerto.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
11 de Noviembre de 2018