domingo, 4 de diciembre de 2016

DE LA PARCELA ESFUMADA


La decisión de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz de sacar a subasta una parcela de 113.000 metros cuadrados sita en las inmediaciones de la playa de La Puntilla, en lugar de cederla al Ayuntamiento, como siempre se daba por hecho desde el Consistorio que iba a suceder, constituye una mala noticia para la ciudad, que ve cómo se escapa de sus manos la gestión de una superficie estratégica, aunque siempre pueda esgrimir el recurso del PGOU.

El episodio entierra aquellos tiempos de entendimiento idílico en los que  el entonces presidente del organismo, Rafael Barra, protagonizaba continuas ruedas de prensa conjuntas con Hernán Díaz o Enrique Moresco utilizando aquella expresión de “ir de la mano” en temas como Puerto Sherry o el uso de las márgenes del río Guadalete, esas lindes a medias entre el frenesí del ocio consumista y la serenidad paleozoica de los lenguados. Ahora, el actual mandatario, José Luis Blanco, uno de esos supervivientes de la política, cuyo currículum se escribe de cargo en cargo y tomo posesión porque me toca (cuando el PSOE nació Blanco ya estaba allí) ha optado, en una operación legal, todo hay que decirlo, por ofrecerla al mejor postor, lo que permitirá a la APBC ingresar, en la más baja de las estimaciones, unos siete millones y medio de euros, cantidad apreciable para cómo ha dejado el patio Lehman Brothers.

Ocurren las cosas y se pone uno a pensar detenidamente sobre ellas, y te parece que se ha arrojado una luz que ahora te sorprende no haber visto antes. ¿Se fue ingenuo al estimar que un organismo público iba a regalar una extensión tan económicamente valiosa, por mucho que el Ayuntamiento sólo albergara loables deseos de beneficiar al conjunto de la ciudadanía? ¿Se basó tal creencia en una declaración de intenciones, mantenida sistemáticamente sin otra garantía jurídica que la tendencia de las palabras a viajar acunadas en el viento?


Esta crisis que todo lo cambia suma un efecto nuevo: acabar con las cesiones de terrenos entre las administraciones públicas. Sabíamos perdida la solidaridad interterritorial; ahora ya también damos por concluida la interadministrativa.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
4 de Diciembre de 2016

No hay comentarios: