domingo, 12 de marzo de 2017

EL CASTIGO DE HEREDAR


El PP ha anunciado su intención de elevar al pleno ordinario una moción en la que pedirá el apoyo del equipo de gobierno a su petición de que la Junta de Andalucía elimine prácticamente el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, uno de los más altos de España. Los populares, que señalan haber recogido 15.000 firmas de portuenses que desean la supresión de este tributo, dan un paso más en su campaña contra el disparate que supone dicho arbitrio, un sinsentido que concluye a veces en uno de los hechos más lamentables que puedan derivar de la actuación de cualquier organismo público: que una persona se vea obligada a renunciar al patrimonio que le dejan sus seres queridos por su incapacidad de afrontar el peaje pergeñado desde la propia Administración.

Quienes tienen la encomienda de defender este gravamen gustan de referirse a los que han de abonarlo como “grandes fortunas”, pero el más elemental sentido común evita situar en ese status a quienes exponen estos días su caso en los medios de comunicación: más bien encontramos a afectados de clase media, cuyos padres han desarrollado un gran esfuerzo laboral, que se topan con una coyuntura rayana en lo confiscatorio, inocentes castigados por un gobierno que sobrevalora sus bienes y les obliga a malvenderlos para afrontar tasas abusivas so pena de no quedarse con migaja alguna de lo que otros, tan amorosa y confiadamente, les entregaron. Una indefensión escandalosa y discriminatoria respecto a la situación de otros legatarios en muchas regiones del país.

Con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones la Junta muestra una alevosa voracidad fiscal, agazapada en la constancia de que toda persona ha de morir y de que, probablemente, cederá bienes a los suyos, por lo que la entidad autonómica queda a la espera de aplicar su macabra guillotina recaudatoria. Bien haría en cambiar de criterio. Al cabo, quienes hereden acabarán con el tiempo pagando mayores impuestos al disponer de mayores recursos, merced a otras figuras y como resulta justo y lógico, pero dispondrán de plazos más bonancibles, relacionados con un concepto tan importante como el de la liquidez, y nadie les expropiará lo que les pertenece.


Francisco Lambea
Diario de Cádiz
12 de Marzo de 2017 

domingo, 26 de febrero de 2017

LA LLAMADA DE UN RETRATO


La Sala de Arte del IES Pintor Juan Lara acoge desde el pasado jueves y hasta el miércoles 8 la exposición Inflexiones, de Lola Caballero. Me encamine allí para vivir por vez primera la sensación de acudir a una muestra artística de la que uno forma parte como retratado, en medio de una decena de personas que la artista engloba con la denominación Perfiles. Además de encontrarme conmigo mismo (me dijo Lola que se decidió a pintarme por el agrado que le inspiraba la foto motivante, obra del gran José Antonio Tejero en una mañana sabatina en Puerto Sherry), disfruté de otras escenas, como ese toque enigmático que aporta un sombrero sin dueño a unos libros o la invitación al reposo epistemológico a la que te inclina, siquiera en un primer momento, el paisajismo (por alguna extraña razón un horizonte abierto parece conferirte a los brazos de la serenidad, y aquí ocurre ante Llanos del endrinal o Ruta de los Molinos II).

Con todo, y tras citar otros motivos, como un par de cuadros que reflejan el laberinto viario de Cádiz, o uno en el que nos encaminamos, desde la Plaza de España, hacia el Mercado, aquí en El Puerto, la imagen que más me sugirió fue la que recoge a su hija Silvia tapándose el rostro con una sensualidad adolescente que el pincel de su madre ha sabido captar con las solas armas de trazos y colores. En ese gesto, que te secuestra hasta el punto de abstraerte de los elementos que rodean tu lugar de observación, laten pulsiones de delicadeza y libertad.


En su intervención ante el auditorio Lola Caballero, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, Diplomada en Restauración de Obras de Arte por el romano Instituto Centrale del Restauro, expuso que ha utilizado el término de Inflexiones para esta retrospectiva porque ha experimentado varias en su vida, suponiendo una más la muestra que nos reunía. Lo que sí resulta seguro es que quien fuera concejala portuense y delegada provincial de Cultura mantendrá la continuidad en su dedicación artística, loable empeño de hacer del mundo algo más hermoso, de intentar extraerle las significaciones que tal vez pasan inadvertidas a la mirada inicial.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
26 de Febrero de 2017

domingo, 12 de febrero de 2017

CON LA PROTESTA A OTRA PARTE


Se hace raro ver que los vecinos agrupados en la plataforma “Por un Puerto Digno” hayan decidido cambiar el escenario de sus protestas al entender más cercanas la realización de los equipamientos que exigían desde dos de las localizaciones recurrentes, de algún modo históricas: el centro de salud Pinillo Chico (solicitaban la creación de otro más en la zona) y la explanada del Monasterio de la Victoria (lugar en el que  reivindicaban la estación de autobuses, lo que ahora se denomina estación intermodal, que suena más fino y futurista). Y se hace raro, y al tiempo grato, por lo que cuesta darse en esta ciudad una alegría dotacional (de hecho, éstas aún no se han realizado, aunque parecen en vías de formalizarse, por lo que el colectivo otorga un voto de confianza).

La entidad ha señalado como próximo enclave de cuitas el entorno de la Comisaría de Policía, localización en la que demandarán al gobierno central la construcción de una nueva, en principio en la Angelita Alta, esa zona llamada a acoger alguna década de éstas los juzgados hoy bajo alquiler en el polígono industrial de Las Salinas, cerca del Venta Pesca. La entrada en vigor del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico y su Entorno (Peprichye) es otra de las reclamaciones pendientes, aunque quizá los concienciados vecinos desecharon la idea de pancartear ante la sede de Urbanismo so pena de eternizarse allí, que una cosa es la constancia y el compromiso ciudadano y otra la ilusión insensata.

Lo cierto es que la tenacidad de estos portuenses, cuyo número alcanza el medio centenar si incluimos a representantes políticos cuando se vislumbran elecciones cerca, va viendo sus frutos, algo que se antojaba especialmente difícil en lo relativo al centro sanitario, toda vez que la Junta lo desechó en su día por prioridad presupuestaria y sabido es lo arduo que resulta en este país el retorno a los partidas de lo que había caído de ellas.


Con más lentitud de la debida, porque en El Puerto se sigue viviendo del gran despegue infraestructural de la última década del pasado siglo e iniciales años del presente, se va consiguiendo algo.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
12 de Febrero de 2017

domingo, 29 de enero de 2017

EL EMBLEMA DE MILORD


El pub Milord cumple 40 años y lo hace con orgullo y sencillez al tiempo, que es como corresponde afrontar estas cosas cuando uno ya dispone de edad y posición. Su actual propietario, Juan Franco, sigue al frente de un negocio que compartió muchos años con Antonio Márquez y con Antonio Villar, con quienes mantiene la amistad, algo no siempre fácil en cualquier empresa, menos aún en una tan sacrificada y proclive a las horas sin cuento y a todo tipo de imprevistos como la de la hostelería.

En el Milord, una de esas firmas emblemáticas en su gremio, ganadora de un espacio en su esquina de la historia, en la confluencia de Larga con Santo Domingo, donde suele verse encendido un faro que señaliza una tierra promisoria que nunca defrauda, las horas parecen transcurrir de otro modo, con una leve solera, impregnadas de agradables reminiscencias.

Llevo 26 años como cliente. El primer día en que arribé a El Puerto para empezar mi cometido laboral en lo que entonces era Radio Minuto, dispuesto a pasar un año en la ciudad y luego ya veríamos, entré allí, enfrente como se situaba del hostal que me acogería varios meses, y desde entonces lo visito con cierta asiduidad. Me gusta acercarme cuando no tengo mucha prisa, pues adentrarse en el Milord con urgencias se me antoja algo irreverente, una desconsideración para con mi amistad con Juan, con el entorno que generan los parroquianos y con el escenario que nos envuelve, una decoración que se te acaba haciendo familiar, de una complicidad proclive a la escucha y hasta quién sabe si a sugerirte algo, a aconsejarte en la medida de lo posible.

Suele ser expresión común para demostrar que alguien nos inspira confianza decir que le compraríamos un coche usado. A Juan Franco se le podría adquirir el concesionario entero nada más entrar por la puerta. Espero que los años que le restan hasta una jubilación que se merece como pocos le premien su afán de perfeccionismo, su concepto de servicio y su amor por el lugar donde reside, confío en que el futuro le sea, como el presente, un cóctel dulce y agradecido, que es lo que le piden a la vida las personas de buena voluntad y lo que, en ley, les corresponde.


Francisco Lambea
Diario de Cádiz
29 de Enero de 2017

domingo, 15 de enero de 2017

EN EL ALBA DE OTRO AÑO


2017 comienza con varios retos para el bipartito. Se me antoja que el primero debiera ser el de ver con realismo su situación minoritaria y canalizar adecuadamente las relaciones con la oposición, de modo que los plenos no se transformen en una ruleta rusa política en la que la aprobación o rechazo de los puntos dependa de factores tan diversos como bodas, sesiones en la Carrera de San Jerónimo, adioses pendientes de suplencia o indisposiciones repentinas, de modo que el recuento duplicado de las manos alzadas deviene en thriller. PSOE e IU requieren un enlace con PP, Levantemos, Ciudadanos y el concejal no adscrito (en la práctica normalmente adscrito a los populares) Carlos Coronado.

Otro desafío consiste en cerrar ya la crisis provocada por la dimisión de Silvia Valera. El periodo transcurrido hasta que Enrique Peña se decidió a coger el acta, su decisión final de rechazarla y las noticias sobre una remodelación mayor del gobierno en unos próximos días por concretar suponen una inestabilidad perjudicial para la acción e imagen del ejecutivo.

Un tercer empeño ha de ser el de finalizar cuanto antes las grandes obras pendientes (Santa Clara, parking de Pozos Dulces y Larga). No me parece normal que se corte durante meses parte de una arteria estratégica como la calle Virgen de los Milagros con la naturalidad de quien saluda los buenos días al vecino. ¿Tan complicado resulta introducir en los pliegos de condiciones unos plazos de ejecución menores, que reduzcan los perjuicios para los residentes de la zona, los esforzados empresarios a quienes nadie compensa y los miles de vehículos conminados a un tour circunvalatorio?


PSOE e IU tienen ante sí la necesidad de transmitir con mayor determinación a la opinión pública que el gobierno gobierna, en lugar de hacerlo los funcionarios, que es lo que parece en ocasiones, la necesidad de impulsar no sólo la macropolítica sino lo que a mí me gusta denominar micropolítica, esa parte de la gestión que suele apuntarse en las agendas a pie de calle y que al cabo otorga o quita más votos de lo que pudiera parecer en función del grado de cumplimiento de los compromisos orales.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
15 de Enero de 2017

domingo, 18 de diciembre de 2016

RETORNOS DEL MAR


El cumpleaños de Rafael Alberti siempre es un motivo para que la Literatura recobre protagonismo y llame, incluso especialmente, a quienes acostumbran a vivir de espaldas a ella. Me gusta adentrarme en la Fundación pues acaba por inspirar en mi espíritu una serenidad que no encuentro en otro lugar, por causas en parte de inaprehensible etiología, y me complace verla invadida cada 16 de Diciembre por una multitud que entona sus poemas: aunque a veces la declamación resulte más voluntariosa que artística el mejor homenaje que se puede hacer a los escritores es leerlos y difundir su obra y para cumplir ese objetivo se hace imprescindible mostrarla a niños y jóvenes, así como la liberación de libros contemplada en el programa de actividades.

Las iniciativas de este año han previsto, entre otros puntos, la exposición “Retorno a la pintura en el exilio argentino”, dentro de una plausible idea, la de difundir piezas que suelen permanecer en los fondos del museo, lejos de la luz necesaria y reveladora de la mirada. Rafael Alberti ingenió una obra gráfica más valiosa y extensa de lo que muchos piensan y estos días, en concreto hasta el 15 de Enero, se ofrece la oportunidad de adentrarse en un interesante periodo de su inventiva, ubicada entre su marcha de Francia y el desembarco en Italia.

Como ocurre con todas las obras destacadas el paso del tiempo agiganta su dimensión. Ni incluso cuando fue marinero en tierra quedaría el trabajo  albertiano varado en las dunas. Ahora, en su actual singladura, alcanzados los 114 años del nacimiento del creador, cabe felicitarse de que vaya desliándose la maraña que impide que la Fundación retorne a esa época magnífica, anterior a la maldita crisis, que le permitía albergar eventos rutilantes con una frecuencia que entonces advertíamos natural y ahora se nos antoja imposible, reflejo de un pasado que se nos fue.


Parece que el futuro pasa por convertir la Fundación en una Casa Museo Municipal: que las figuras jurídicas y las tinieblas económicas no impidan que la palabra, el dibujo y el color se alcen esplendentes sobre la blancura salada de las espumas.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
18 de Diciembre de 2016

jueves, 8 de diciembre de 2016

EL COLOR ETERNO


Las ciudades se construyen con el esfuerzo de las personas y esa labor no siempre es tan conocida como debiera. Desde 1993 miles de portuenses han visto los carnavales, la Semana Santa, la Feria, el día a día cotidiano, con los ojos de Pepe Hormigo, con su mirada o con la retina que su docencia llegó a inculcar en otros compañeros, inspirada por una frase que convirtió en lema (“grabar no es sólo darle a un botón”), luchando contra los que definía “planos sin sentido” (¿recuerdas cuando calificabas, con entonación crítica, como “planos de papeles” a aquellos que recogían las hojas de los periodistas escribiendo en las ruedas de prensa, secuencias que tú entendías carentes de mayor aportación informativa?).

Llevado por su vocación, Pepe, que finalmente dejó de residir en su Jerez natal para trasladar su domicilio a El Puerto en 1997, y compartir el resto de su vida con Charo, realizó incluso grabaciones sin que se le pidiera ni se le abonara, bastándole con la satisfacción del cumplimiento de lo que consideraba “un servicio público”, criterio que siempre abanderó, con orgullo sencillo, tanto en Telepuerto como en 8 TV. Durante mucho tiempo compaginó la tarea de realizador y cámara con la de comercial publicitario, bajo el mismo sentido de la responsabilidad y de la labor bien hecha. A su indudable maestría profesional unió un talante humano que sirvió para solventar los problemas que en ocasiones planteaba la escasez de recursos.

En donde estás, junto a tu padre, ya no requieres hacer un balance de blancos, pues todos los colores se observan perfectos y eternos. Desde tu insuperable tiro de cámara despliegas un plano cenital que pasa a enfocar con un zoom que se acerca a los tuyos, que va cerrando, como tú querías, suavemente, sin tirones, sostenido en ese trípode inamovible, anclado en unas patas de firmeza infinita, que es el amor.

Adiós, amigo. Por muchos años que puedan pasar cada vez que tienda la vista atrás ocuparás parte del horizonte de la memoria. El afecto hará de esa frontera borrosa una imagen plenamente definida.



José Hormigo Espinosa, realizador de televisión, nació en Jerez el 20 de Junio de 1971 y falleció en Puerto Real el 1 de Diciembre de 2016. 

Francisco Lambea
Diario de Jerez
8 de Diciembre de 2016