domingo, 11 de noviembre de 2018

LA VOZ DEL HARTAZGO



No estoy de acuerdo con esa expresión que asegura que “El Puerto está  muerto”: me parece exagerada y ocultadora de la parte viva que, indudablemente, tiene, gracias a sus atractivos y a la labor de muchos particulares y entidades.

Aclarado esto, comparto la indignación manifestada la tarde del pasado miércoles por unas 200 personas, que respondían en la Plaza Peral al llamamiento de la plataforma ciudadana “Revive El Puerto”, exigiendo mejoras en el término municipal y, más aún, en su centro. Del hartazgo de los afectados parece erigirse como plástica metáfora la vehemencia con la que, micrófono en mano, hablaba Fernando Marín, a quien uno acostumbra a ver con serena sonrisa enmarcada en semblante plácido tanto en su establecimiento, Joyería Marín, como en las ocasiones en que nos saludamos con los naranjos de la calle Larga como testigos. Y eso que  aún no sabía que el CCA retrasa el inicio de la campaña de Navidad, culpando al Ayuntamiento de la demora por la falta de resolución del pago de la aportación municipal.

Hay personas que, como Fernando, unen a su inquietud sus legítimos derechos profesionales y cuyos ojos están cansados de observar un panorama en limpieza, seguridad, iluminación o agilización de licencias de aperturas de establecimientos, al que no se aplica remedio.

La situación del casco histórico es tan mala que hasta el propio alcalde la reconoce. Esa circunstancia provoca aún mayor desazón entre los vecinos, que no comprenden cómo el equipo de gobierno admite unos defectos que se muestra incapaz de subsanar. Existe una conciencia, muy dañina para la imagen de la administración local, de que ésta, lejos de facilitar el desarrollo, o al menos de no entorpecerlo, se dedica a obstaculizarlo. Es esa misma conciencia que entiende el enclave como un lugar lleno de posibilidades que no se explotan en beneficio de quienes en él moran y de sus visitantes. El lema elegido para la convocatoria (“Yo amo mi ciudad”) resulta elocuente, pues los organizadores dan por hecho que sus responsables políticos no comparten esa emoción.

Urge dar un impulso que permita lograr que los portuenses se sientan más satisfechos de El Puerto.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
11 de Noviembre de 2018

domingo, 28 de octubre de 2018

ALAS DE SUEÑO



El pasado miércoles se celebró en todo el mundo el Día de las Bibliotecas. En El Puerto la Biblioteca Pública Rafael Esteban Poullet acogió la presentación de las dos últimas novelas del escritor gaditano Benito Olmo ("La maniobra de la tortuga" y "La tragedia del girasol"), sobre las que disertó en compañía de Paqui Ayllón, quien describe su amor a los libros en el que acaba de publicar, “La lectora ciega”, que caerá en mis manos en breve.


En mi segunda obra, “Estampas familiares”, que vio la luz en EH Editores en 2008, en virtud del criterio, que agradezco, de Mauricio Gil Cano, hay un poema, “Alas de sueño”, en el que hablo de mi relación con ellos; principio escribiendo que “Los libros sólo viven/mientras alguien los lee,/mientras una mirada/revela su aliento en la sombra/caprichosa del olvido”. Siempre me parece que esas extensiones de volúmenes silentes sobre los anaqueles transitan en su hieratismo a la espera de “esa mano/cercana en las horas”, que son “el abrazo/de ese amigo sin prisas cuando el otoño/demora su tristeza por las calles”, que se muestran como “alas de sueño donde la vida/se multiplica sin crepúsculo”.

Quien no tiene el hábito de la lectura pierde una fuente de placer, como la pierden quienes, gozando de esa costumbre, discriminan prejuiciosamente a la poesía, a la que niegan todo derecho de posibilidad electiva, cerrazón que supone uno de esos enigmas cuya incapacidad para descifrar ya he asumido (el tiempo es, entre otras cosas, la asunción de algunas derrotas).   

Termino señalando que, en contra de lo que viene a ser costumbre, no voy a pedir disculpas por la autocita: para algo me tomé el trabajo de componerlo en su día y, cercano ya a los 50 de mi edad, uno se va permitiendo según qué licencias. Total, que diría el otro (cuánta significación llega a encerrar este vocablo, tan polisémico, cuyo carácter familiar no debe distraernos de su hondura). También es cierto que las autocitas, de habitual teñidas de mala prensa, han ganado algo de prestigio gracias a los plagios. Y es que siempre resulta más feo plagiar que autocitarse (que es copiarse a uno mismo en vez de a otro).  

Francisco Lambea 
Diario de Cádiz
28 de Octubre de 2018 

domingo, 14 de octubre de 2018

AUSENCIAS INCOHERENTES



Estuve en la izada de la bandera española el viernes en la Plaza Peral. Son eventos a los que uno puede acudir gustosamente cuando es español, se siente como tal y carece de problemas de identidad. En el acto, como viene siendo costumbre, había representación de PSOE, PP y Ciudadanos, además del concejal no adscrito Carlos Coronado; no fueron los ediles de IU y Levantemos, demostrando la esquizofrenia que sufre la extrema izquierda ante la insignia nacional.

IU El Puerto ha emitido un comunicado en el que argumenta su inasistencia en el rechazo a la fecha, que para ellos conmemora “un proceso de violenta imposición” de España a Latinoamérica. Pero lo cierto es que el año dispone de otros 364 días, 365 si es bisiesto, para mostrar algún tipo de afecto a la bandera, actitud que ni en IU ni en Podemos, su formación aliada y, al tiempo, fagocitadora, se vislumbra. Incluso en sus sedes suele ondear la de la Segunda República, en lugar de la constitucional, que es la correspondiente.

Sostengo la teoría de que a la extrema izquierda no le agrada la bandera definida en la Constitución porque representa a una nación que les ha rechazado para regirla en las 13 elecciones generales celebradas desde la reinstauración de las libertades. Incluso ahora la influencia de sus diputados se debe a una moción de censura que dio el gobierno a la segunda lista más votada, el PSOE, con 52 actas menos que la primera, el PP, y que requirió los decisivos votos de partidos independentistas, hecho de extraordinaria gravedad que no se debe normalizar.

Es la misma extrema izquierda que mira con recelo a nuestro ejército democrático y con admiración al cubano o venezolano, ofrendados a sojuzgar a sus pueblos. Otro ejemplo de esquizofrenia es la atracción que IU y Podemos profesan hacia todo separatismo, por muy de derechas que resulte.

Bien podría Pablo Iglesias tener en estima a la bandera que representa al país cuyos ciudadanos le pagan y también a la Guardia Civil, aunque solo sea porque algunos de sus miembros vigilan su chalet de casta de Galapagar. Y porque los miembros de la Benemérita son bastante más obreros que él.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
14 de octubre de 2018 

domingo, 30 de septiembre de 2018

SER Y ESTAR EN CÁDIZ



El Centro Cultural Alfonso X ha acogido estos días la exposición “Soy de Cádiz”, una interesante iniciativa promovida y organizada por la Diputación provincial que ha incluido retratos fotográficos de más de una veintena de personalidades cuyos valiosos logros profesionales les han convertido en referentes de la sociedad gaditana. Además de en las fotografías había que poner especial interés en las declaraciones que las acompañaban. Algunas han atraído notablemente mi atención, como esa reflexión de crudelísima sinceridad en la que el cocinero Ángel León afirma que “si hubiera escuchado toda la negatividad que había alrededor, no estaría aquí”, palabras que adorna al señalar que hacer negocio no resulta fácil en esta tierra. Ciertamente, Ángel León, una de las mejores noticias de la ciudad en los últimos años, merece un monumento por conseguir traer a personas de todo el mundo: mucho lleva tardando el Consistorio en mejorar el entorno del restaurante (que competencias y motivos tiene para ello).

También me detuve en el análisis del futbolista Joaquín Sánchez cuando refiere que “muchas familias sufren fatiguitas pero no pierden la sonrisa. Eso no tiene precio” y en la de José Pedro Pérez Llorca, uno de los padres de esa Constitución que en diciembre cumplirá 40 años (documento elogiado por quienes conocen la historia y enarbolan el sentido común y despreciado por esa osadía que suele acompañar a los leguleyos y a quienes sufren crisis de identidad), al comentar que “es necesario cambiar la mentalidad de los gaditanos, que somos muy felices con poco. En el equilibrio humano es fundamental pero no es el dinamizador de una sociedad”.

Algunas aseveraciones se vestían de cierto tono poético (el arquitecto Alberto Campo define la luz de Cádiz como “especialísima”) y otras de sublime ingenio (el cantaor José Mercé cita al maestro Mairena cuando decía que “de El Cuervo para abajo todo es embrujao”).

La muestra, que finalizó ayer, se dejaba ver muy bien y sirve con eficacia para crear cierto orgullo provincial: las satisfacciones de pertenencia, bien entendidas y administradas, son positivas para el progreso de una sociedad.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
30 de Septiembre de 2018

domingo, 16 de septiembre de 2018

EL CURSO Y EL GOBIERNO



Llegado septiembre, con su carga de tópicos, comienza el denominado “curso político”, como si la política descansara alguna vez. Acaecen las ruedas de prensa valorativas sobre los próximos meses, en esta ocasión con los comicios municipales del 26 de mayo como gran fecha en la agenda.

El alcalde, David de la Encina, y el edil de Economía, Antonio Fernández, no se han resistido, animados por el retorno, cual hijo pródigo, de los presupuestos municipales. Tras la mayoría compuesta para que la lista más votada, el PP, no gobernara, mayoría artificiosa para la gestión, como demostró la ruptura del pacto solo un año después, ha sido el apoyo precisamente de los populares el que ha posibilitado el documento, toda vez que el partido que detenta la alcaldía, el PSOE, con sus 6 actas, ni siquiera un cuarto de la Corporación, y el socio que le queda, IU, con 3, figuran lejos de las 13 en que se inicia la mayoría absoluta.

Por lo demás, confianza en la pronta aprobación del Peprichye, ese Plan al que siempre le ronda una luz verde inminente que nunca termina de encenderse, o alegría por la presentación de proyectos para ITIS, como si la simple presentación implicara consecución.

Nada se dice en tal balance de lo prometido no logrado y es que uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el bipartito es el incumplimiento de numerosos anuncios electorales. No sólo de los más importantes, como la no ejecución del parking de Pozos Dulces (cuyas obras finalmente se han emprendido, eternizadas, eso sí, en el paisaje) o la remunicipalización de Apemsa (agua pasada de la que no se ha vuelto a hablar), sino de otras inobservancias de acuerdos (dicho en fino, en vulgo se califican, directamente, como mentiras) con colectivos sociales, empresas y particulares de toda índole. Sumergido en la inercia de los días, el ejecutivo parece ignorar que hay ciertas cosas que, delante de una urna, no se olvidan.

El inquietante panorama lo redondea la política comunicativa, insuficiente para el servicio público, regida por unas líneas estratégicas generales que, si alguien las encuentra, le resultarán manifiestamente mejorables, cuando no un auténtico desastre.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
16 de Septiembre de 2018

domingo, 2 de septiembre de 2018

EL FÚTBOL EN EL PUERTO



El primer deporte nacional, el fútbol, vive en El Puerto una situación peculiar. La ciudad, con casi 90.000 habitantes censados, podría, por población, transitar con fuerza por la Segunda B (sin ser muy ambiciosos, pues localidades con menos de la mitad han llegado a pisar estadios del máximo nivel), pero los tres equipos senior caminan en Primera Andaluza (Recreativo), Segunda Andaluza (CD Estrella) y Tercera Andaluza (el histórico Racing, sumido en una compleja coyuntura judicial).

La libertad de creación de clubes de fútbol es constitucional y no seré yo quien la critique, pero sí me parecería más conveniente, dada la ya de por sí escasa afición a acudir a los estadios locales (que no al fútbol, pues en Carranza se puede ver a muchos portuenses y las retransmisiones televisivas se siguen con el mismo alto interés que en muchas otras partes) que los tres conjuntos unieran sus fuerzas en uno. El objetivo parece, en teoría, fácil, pero no debe resultar tan sencillo si observamos que la tercera edición del Trofeo Recreativo Club Portuense, disputada ayer, se celebró a partido único entre el citado equipo y el CD Estrella toda vez que el Racing, que fue invitado (el Recre proponía un triangular) alegó problemas de agenda, argumento que a mí personalmente dista de convencerme y que no creo sea la gestión más brillante de una directiva que, por otra parte, merece el reconocimiento de haber puesto de nuevo en marcha a la institución.

La ciudad requiere también de más instalaciones para la práctica de este deporte, que engloba un elevadísimo número de equipos de cantera. La imagen del José del Cuvillo cerrado encarna una metáfora oscura sobre nuestro contexto balompédico que debe solventarse cuanto antes, dejando atrás años de estancamiento.

El ejecutivo local también debe cuidar los detalles: la ausencia de representante alguno del equipo de gobierno en la presentación del Trofeo del Recreativo, celebrada el pasado martes en la Peña Madridista Portuense, supone un mayúsculo error protocolario y una falta de respeto a un Recre que camina gracias al altruismo de personas como su presidente, Antonio Flor, y al CD Estrella.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
2 de Septiembre de 2018

domingo, 19 de agosto de 2018

DETALLES VERANIEGOS



Continúa el camino de este verano anómalo, menos caluroso que otros, que nos va legando sus detalles. Con el sol, la música suele aumentar su protagonismo. Hay vida más allá del Music Concert Festival y la ciudad, aunque tocada, sí ha albergado otras propuestas masivas, como el Puro Latino Fest. Me duele que, por la escasa venta de entradas, tuviera que suspenderse el Puerto Sherry Classic Festival Nights (qué manía de denominarlo todo en inglés), pues sus propuestas resultaban muy potentes y no merecían una indiferencia que nos deja en mal lugar.

El Trofeo Ciudad de El Puerto volvió al panorama futbolístico y el Racing, que se medía al Xerez DFC, consiguió reunir en la Ciudad Deportiva a medio millar de personas, cifra meritoria. El Recreativo enlaza sus amistosos de pretemporada y el Estrella prepara su camino en la Segunda Andaluza. La libertad de creación de clubes balompédicos es constitucional, aunque mucho divide a una afición de por sí escasa en su montante.

La procesión con motivo del 500 aniversario de la presencia de las monjas Concepcionistas en la ciudad ha vuelto a demostrar el alto interés que este tipo de actividades generan entre la población, que pudo ver por vez primera en las calles tres imágenes.

La programación taurina se le ha hecho corta a los aficionados. El lleno en la despedida de Juan José Padilla parece un mensaje al empresario para que el próximo año, con más tiempo preparatorio, la oferta resulte acorde a la prestancia del coso.

El Festival de Teatro de Comedias escenifica su andar exitoso y la numerosa oferta pictórica llena de formas y colores diversos espacios expositivos. La Academia de Bellas Artes Santa Cecilia o el Aula de Cultura del Real Club de Golf Vista Hermosa organizan conferencias muy loables. Los frikis de Insomnia dieron una lección de lo que es capaz de mover la pasión por algo, en este caso el cine de terror.

El Puerto de Santa María, en definitiva, sigue bullendo, atrae a multitud de turistas. Su nombre goza de mejor cartel fuera del término municipal que dentro de él: algo que debería llevar a la reflexión, aunque el tópico oponga pensar y verano.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
19 de Agosto de 2018