domingo, 17 de enero de 2016

NÚMEROS A RAYA


El alcalde, David de la Encina, ha tenido que viajar a Madrid en compañía del interventor, Juan Raya, y el coordinador del área económica, Luis Baños, para conseguir que el Ministerio del ramo superara sus reticencias sobre los presupuestos de 2014, permitiendo así la elevación a aprobación definitiva de los de 2016. De vuelta de la capital el interventor explicó en el pleno ordinario del mes el encuentro técnico acaecido en el despacho capitalino. La ceñuda efigie de algún que otro padre de la ciudad me recordó aquellas palabras del comprador de mi anterior casa; al salir de la notaría, una vez el titular de la oficina se extendió, con todo lujo de detalles, sobre la figura jurídica de la subrogación de hipoteca, el adquirente se sinceró: “No me he enterado de nada, pero, al asentir en todo momento, he quedado muy bien”. (A mí me faltó humildad: tampoco comprendí la perorata, pero no se lo confesé, orgullos intelectuales que le pueden a uno).

Si será complicado sacar las cosas adelante en El Puerto que ya hasta el Ministerio de Economía y Hacienda tiene que dar el visto bueno a las cuentas antes de su traslado a pleno. El subdirector general de Estudios y Financiación de Entidades Locales del citado Ministerio, Gabriel Hurtado, anunció que el análisis previo de los epígrafes se extenderá durante los próximos cinco años (cuando en este país se trata de poner pegas siempre aparece un subdirector general de algo).

El alcalde admite que, en la práctica, el Ayuntamiento va a estar intervenido, y asegura que el PP presumía de haber cerrado 2014 con superávit cuando en realidad latía un déficit de 3,8 millones de euros. A mí se me antoja una cosa así como la intervención de España por la troika pero en versión Estado central versus corporaciones locales modalidad light.


Tampoco debiera extrañarnos que algo que quería desarrollarse en esta ciudad en tiempo récord (un presupuesto municipal con todos sus avíos, destinado a un ejercicio aún balbuciente) se encontrase con un elemento paralizador. Al menos en esta tesitura conocemos la causa. Ya nos gustaría saber la que mantiene el Peprychie a la espera del juicio final por la tarde.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
17 de Enero de 2016

No hay comentarios: