domingo, 17 de marzo de 2013

UN RECONOCIMIENTO A LA ALTURA DE ESPÍRITU



El nombramiento de José Serrato Barragán, coordinador local de Cáritas, como Hijo Adoptivo de El Puerto premia la incansable labor de una persona y, al tiempo, de un colectivo, en apoyo a los más necesitados. No se le ocurre a uno mejor cualidad que la de entregarse a los demás, acto más legítimo que el de auxiliar a quienes conviven a nuestro alrededor para que eviten los estragos del hambre o la básica necesidad material en cualquiera de sus vertientes. 

Una de las mayores indignidades que aquejan a la raza humana deriva de que su presencia en este planeta se vea perpetuamente acompañada por la trágica circunstancia de que una parte de sus integrantes no consiga ingerir el suficiente número de calorías, una constatación cuya crudeza se agudiza cuando quienes no se ven afectados por tan terrible coyuntura limitan su interés por el particular a la contemplación de las variaciones anuales experimentadas por el ranking de millonarios. 

José Serrato podría haber gozado de una vida más regalada, de una existencia menos expuesta al desasosiego de escuchar a diario la gravedad de los problemas ajenos, pero lleva tres décadas ofrendando su tiempo (el de ocio entonces, cuando era empleado público ferroviario, y el natural ahora, tras pasar a la jubilación) a la noble tarea de trabajar por sus vecinos, una inquietud que no se emprende bajo la aspiración de la vanidad ni de la hipotética obtención de los frutos materiales que depara el mérito artístico o intelectual. 

Pepe Serrato se ha dedicado, y se dedica, a algo tan sencillo y, a la vez, tan poco frecuente, como preocuparse por los otros, animado por el incontestable argumento de considerar que eso es lo que tiene que hacer, inspirado por una obligación cristiana y cívica, luchando contra el desánimo que provoca la impotencia, sin haber esperado otro galardón que el máximo premio al que se debe aspirar: sentirse bien consigo mismo. 

Su ejemplo sirve para mantener la confianza en que el mundo puede ser más habitable.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
17 de Marzo de 2013

No hay comentarios: