domingo, 3 de marzo de 2013

UN CARNAVAL POR DERECHO


Uno de los argumentos, tan tópico como absurdo, que han de escucharse en esta ciudad, es ese que viene a decir que, como el carnaval de Cádiz va a alcanzar siempre mayor estatura que el de El Puerto, resulta estéril organizar aquí dicha fiesta. 

Tan peregrina teoría sólo puede originarse en esa consabida deriva al derrotismo y la autoaniquilación de no pocos de nuestros paisanos, dados al flagelo ajeno en cualquiera de sus vertientes, incapaces de comprobar que tales latigazos acaban por revertir, de una forma u otra, en sus propias espaldas. 

En virtud de semejante tesis científica se torna estúpido que jueguen al fútbol aquellos equipos que no vistan las elásticas del Real Madrid, el Barcelona, o el Milan, pues, total, si se van a mover por el campo con menor donaire, para qué calzarse las botas. Igualmente se antojaría esperpéntico escribir en el caso de no llegar a la altura de Cervantes o de García Márquez, pintar cuando no se compite con el virtuosismo de El Greco o hasta hacer el amor si no se es Nacho Vidal, puestos a buscar ejemplos para dar un poquito por el lado contrario. 

El carnaval ha mejorado este año, pero, con todo, es de suponer que la concejalía de Fiestas aprenderá de algunos errores cometidos y establecerá fianzas para las agrupaciones que se inscriban en el concurso. Bien mirado, ahora que no pocos compatriotas tienen depositadas tales tipologías monetarias en algunos de los infinitos juzgados que pueblan el solar nacional, tampoco tiene por qué sentirse incómodo el equipo de gobierno salvaguardando los derechos de quienes acuden al Pedro Muñoz Seca con la lógica expectativa de ver a aquellos que habían anunciado su actuación. 

Personalmente, apuntaría la conveniencia de que las agrupaciones ofrezcan una mayor puntualidad, evitando situaciones como el retraso de casi dos horas padecido en la entrega de premios del COAC, en la Plaza de la Herrería. Las reseñadas demoras son prácticas que dañan el evento, por lo que los primeros interesados en evitarlas deben ser sus principales protagonistas.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
3 de Marzo de 2013

No hay comentarios: