domingo, 17 de febrero de 2013

EL CARNAVAL COMO REFUGIO


El carnaval portuense parece mostrar unos síntomas claros de recuperación. Entre sus logros, hay que citar el pregón de Manu Sánchez, un humorista cuyo talento es superior al de otros colegas a quienes las televisiones nacionales acostumbran a pasear más profusamente. Manu, además de obsequiar con algunas de sus geniales ocurrencias, nacidas de la estricta observación a pie de calle, dio altura al acto el pasado domingo con las intervenciones de Niña Pastori, la chirigota del Selu Las verdades del banquero o la comparsa de Los Gitanos. Su elección como pregonero fue todo un acierto. Pocas personas gozan de tal capacidad de atracción, pues la Plaza del Castillo estaba prácticamente llena aunque lo intempestivo de la hora y el día hubieran podido presagiar una menor respuesta.

La amplia participación registrada en el Concurso Oficial de Agrupaciones, pese a algunas ausencias anunciadas, o no anunciadas, en el último momento (de todo se aprende, según ha hecho constar la concejalía de Fiestas) constituye otra de las notas interesantes de este año, así como su difusión televisiva y por Internet, un aspecto no menos significativo, pues a veces se olvida una máxima elemental que indica que casi tan importante como hacer las cosas es darlas a conocer.

La cabalgata que tiene lugar hoy debe contribuir a ese renacimiento carnavalero que la ciudad goza este año y que aún se encuentra pendiente de citas como la gran gañotá, seguidas masivamente por el público. Es seguro que este encuentro gastronómico y altruista acogerá el próximo domingo en el Parque Calderón a un alto número de portuenses.

La marea carnavalesca se ha extendido incluso a la iniciativa privada, con propuestas como la del Primer Concurso de Popurrís El despacho, que llevará a cabo el sábado 23 la cafetería del mismo nombre, sita en el vivero CEEI.

Parece que en tiempos tan melancólicos como los actuales los ciudadanos han confiado al carnaval el asilo del espíritu. Dubitativa la esperanza queda lo último que se pierde: el humor.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
17 de Febrero de 2013

No hay comentarios: