domingo, 14 de agosto de 2016

TÓPICOS VERANIEGOS


Uno de los tópicos más extraños de los variados que genera el verano es el relativo a la prontísima finalización con que lo despachan los pusilánimes de siempre. Te encuentras en los últimos días de Julio, con la panorámica de todo un mes de Agosto por delante (el preferido para sus vacaciones por los que mandan, el pico máximo de tarifa hotelera) y de una veintena de jornadas de Septiembre y, en la cola del banco, del autobús o del puesto de pescados, salta la alegría de la huerta: “Cuando menos mires, se acaba el verano”. Esta versión suavizada presenta otra sin intermediaciones, plena de rotundidad: “Ya se acabó el verano”, proclamada, por ejemplo, el día de la Virgen del Carmen, para estrechar aún más el cerco y no permitir concesiones. Normalmente, no falta el melancólico que redondea la sentencia: “Si te das cuenta, los días se van acortando”, concepto que también incluye su versión dura (“Ya anochece antes”).

Otro de los lugares comunes tiene que ver con la meteorología, probablemente el ámbito del conocimiento humano más azuzado por las reiteraciones. Cuando yo era pequeño, hace cuarenta años, también hacía calor. Pero hacía calor sin ola. En la actualidad, todos los rigores del termómetro vienen en ola, no hay forma de que se presenten de otra manera. La cuestión no resulta menor, pues un calor oleado se resuelve  sicológicamente más impío que el caído a cuerpo gentil. Los viandantes incluso preguntan a otros viandantes (¿es una ola?) pues, si no se encuentran ante este fenómeno, son presa del desconcierto (¿un día de sofocante calor, sin ola de tal?).


Con todo, la más dañina de las trivialidades que atenazan al verano tiene que ver con su frivolización. El estío asoma como una excusa que permite postergar no ya la solución de los problemas, sino su simple acometimiento. La costumbre es tal que nadie parece protestar por ella y se ha extendido, paradojas del destino calórico, hasta la formación del propio gobierno nacional. Mariano Rajoy viene argumentando por qué no se puede formar ejecutivo en agosto en lugar de componerlo en septiembre. Ya los tópicos no respetan ni a todo un presidente. Será porque está en funciones.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
30 de Julio de 2016 

No hay comentarios: