domingo, 22 de diciembre de 2013

OTRO AÑO EN COLOR GRIS


El año que finalizará en breve ha vuelto a ser de color cuando menos gris para la mayoría de los portuenses. La ciudad sigue lastrada por un fuerte desempleo y las expectativas anunciadas desde el ejecutivo local continúan sin concretarse. Incluso quienes gozan la fortuna de no padecer problemas económicos ni de preverlos en el futuro tienen su felicidad coartada por solidaridad, por contagio del clima general y hasta por cierto sentimiento de culpa.

Con todo, 2013 ha traído algunas alegrías, como la publicación del PGOU, un documento en el que se depositan muchas esperanzas, aunque lo más probable es que la crisis retrase sus benéficos efectos, y el traslado del Ayuntamiento a la Plaza Peral, cambio que, aunque no suponga una especial revolución, permite a El Puerto contar con un edificio institucional más acorde con el enclave al que representa.

Los retos que han de plantearse para 2014 no han de dirigirse únicamente al terreno de las grandes estadísticas, sino también al de las pequeñas: las obras de asfaltado o repintado que vienen efectuándose revisten más significación de la que parece y sorprende que se emprendan con tan dilatada frecuencia, pues no se antojan especialmente gravosas para las arcas públicas. Da la sensación de que el equipo de gobierno, ocupado en las alturas, descuida la micropolítica, un ámbito que se extiende desde la preocupación por los baches o la iluminación de las calles hasta la permisividad con el tiempo de exposición plenaria cuando un ciudadano o grupo social sumido en graves problemas cuenta sus apuros.


La sicología es otro campo de batalla: conseguir que los portuenses se sientan más felices de serlo y que se acostumbren a defender su ciudad, aunque sólo sea porque es la suya, en lugar de criticarla casi por pecado original o costumbre, debe ser otro de los objetivos. El día en que la mayoría de los portuenses pierdan el complejo ante Cádiz o Jerez se habrá dado un auténtico paso histórico, un avance que, por su imposibilidad de medida, no se registrará en los anuarios pero que constituirá uno de esos hitos que revolucionan el futuro de una colectividad. 

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
22 de Diciembre de 2013

No hay comentarios: