domingo, 24 de junio de 2012

EL PUERTO Y ESPAÑA

El centenario del nacimiento de Manolo Prieto, el portuense autor del toro de Osborne, una figura que muchas personas interiorizan como símbolo de España, ha recordado la trayectoria de uno de los grandes publicistas y medallistas nacionales del siglo XX.

La visita efectuada el sábado de la pasada semana a la que será Casa Museo del artista, en una parte del Palacio de Purullena, permitió conocer el inmueble que acogerá la exposición permanente de su obra, aunque los paseos por el edificio se hicieran con el sinsabor de que tan significativa fecha no coincidiera con la apertura del equipamiento.

Los tiempos difíciles que atravesamos invitan a la imaginación y la colaboración. Ayuda es lo que solicitan los descendientes del gran dibujante portuense para que la donación de su padre tenga el lugar que corresponde, ayuda tanto de las instituciones públicas como de entidades privadas y ciudadanos particulares.

Es seguro que los visitantes que se acercan a conocernos disfrutarían de una obra como la de Manolo Prieto y que más de uno se sorprendería de saber que ese toro, que, según bromeaba su hijo, habría desplazado al propio escudo de la bandera si no se hubiesen tomado medidas, fue pergeñado por un portuense, un creador que, allá por 1956, pensó que el diseño del astado era la mejor forma de aumentar el consumo del brandy Veterano.

El toro perfilado por Manolo Prieto constituye una cátedra entera sobre Publicidad, pese a que su virtuoso inventor expresara alguna vez su decepción porque su negrura proyectara su sombra sobre el conjunto de un legado que requería mayor detenimiento. Justo es que la ciudad que vio nacer al artista, una luminosa mañana de junio en la calle Durango, consiga mantener una Fundación que ensolere también su memoria, uniendo su esfuerzo al del centenar de toros que observan el horizonte firmemente anclados en una tierra que, para tantos, ellos mismos representan.

Tras una vida de encadenadas dificultades, Manolo Prieto, el hombre que vendió su bicicleta para adquirir colores con los que poder pintar, merece que El Puerto de Santa María allane el camino de su perpetuo homenaje.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
24 de Junio de 2012

No hay comentarios: