jueves, 11 de noviembre de 2010

LA MIRADA DE OCHOA

La Academia de Bellas Artes Santa Cecilia mantiene hasta el domingo una interesante exposición de la obra de Enrique Ochoa (1891 – 1978), un pintor portuense cuya paleta recorre casi todo el siglo XX en una variada suerte de escuelas que sólo puede practicarse desde una absoluta independencia artística y una radical curiosidad ante la vida.
La cesión gratuita efectuada por José María Pastoriza de una sala ubicada en la calle Luna permite al visitante admirar un legado que Ochoa entregó a El Puerto con generosidad impagable, propia de quienes, derivando su existencia por escenarios tan diversos como la Filipinas colonial, la Sevilla de principios de siglo, el Madrid de las vanguardias (aún no asolado por los crueles acontecimientos posteriores) o la subyugante Mallorca, siempre sostuvieron en la pupila esa maravillosa gama cromática de la ciudad en la que sus ojos asomaron a la luz.
Mientras recorre uno los cuadros, deteniéndose en la hidalguía lírica del “Pobre poeta”, la rotunda dignidad de “El enano”, el ascetismo natural de “San Francisco de Asís” o la frescura elegantemente desvergonzada de “Cosmopolita”, lamenta la carencia de un espacio municipal acondicionado para la muestra perpetua de las obras de Ochoa, Serny o Costus, para que la mirada, ese arpa becqueriana de la pintura, cabalgue sin descanso, y piensa que sucesos tan tristes como la desaparición de la Fundación Alberti no deben ocurrir, o, si ocurren, han de reconducirse de modo que El Puerto deje de ser consuetudinariamente cainita y pase a convertirse en orgulloso exaltador de sus ingenios.
Mientras uno se inunda de los dibujos y colores de Ochoa, cuya entrega artística fue tan grande que, casi nonagenario, la muerte tuvo que buscarle en un andamio, del que le hizo caer dejando ya sin padre un lienzo de grandes dimensiones, reflexiona en la conveniencia de que los gobernantes, incluso en tiempos de crisis, apuesten por la cultura, un elemento que, en su universalidad, sirve también para una gozosa identificación localista, y que aporta más votos de lo que en un principio pudiera parecer.
Francisco Lambea
Diario de Cádiz
11 de Noviembre de 2010

No hay comentarios: