jueves, 27 de mayo de 2010

RESACA FERIAL

La verdadera razón de la dedicatoria a Cádiz de la Feria del próximo año no estriba en la coincidencia del partido que gobierna ambos Ayuntamientos, el PP (en Cádiz, con holgada mayoría absoluta y en El Puerto en tripartito peculiar, temerosos del potencial del andalucista Antonio Jesús Ruiz y en reciente imposición de burka para el tránsfuga Fernando Gago) ni tampoco, como pudiera, malintencionadamente, pensarse, estriba en el hecho casual de que días después se celebren las elecciones municipales: la explicación, entiendo yo, además del argumento constitucional, hay que buscarla en un loable ejercicio de aminoramiento presupuestario acorde a los tiempos.
Resulta indiscutible que si acuden a la capital a presentar el cartel el alcalde, Enrique Moresco, y el teniente de alcalde de Fiestas, Millán Alegre, que son el paquete básico al efecto, los precios del catamarán (2,10 el billete sencillo), cifran el acto, en el peor de los casos, en 8 euros y 40 céntimos, lo que supone menos de un triste billete de 10.
Por lo que respecta a la edición pasada, quisiera apuntar que, pese a que el evento guarda siempre mil puntos de atención (al igual que Machado dijo que todo está en el Quijote yo sentencio que todo está en La Feria, así, con el artículo en mayúsculas, que es como lo voy a escribir en adelante), el premio se lo han llevado los sofás de la caseta de Oporto. Hemos tenido que salir de España para que alguien se atreva a poner, en lugar de las tradicionales sillas y sus radiografías costillares, unos sofás con forro en La Feria, muy adecuados para el reposo del higadillo, recogido en la elegancia sutil de un envolvente fado. Entre las lámparas, las cocinas y el resto del atrezzo, aquello era como IKEA pero en fino, de modo que no sabías si estabas en La Feria de Primavera o en una Expo de Interiores.
Eso sí, los precios resultaban algo elevados para unas cantidades de cocina experimental: inconvenientes de que te admiren como a vecino rico (acudir a las cumbres del G-8 excita la vanidad de Zapatero, pero a ver quién nos paga a los portuenses el sobrecoste).
Francisco Lambea
Diario de Cádiz
27 de Mayo de 2010

No hay comentarios: