jueves, 21 de enero de 2010

PONGO MI FIRMA

Loable y justa me parece la iniciativa emprendida por un grupo de socios del Real Club Náutico para que el presidente de la institución, José María Escribano Ivison, reciba el título de hijo adoptivo de la ciudad. Como bien señalan, este sevillano de nacimiento es una persona que ha trabajado, trabaja y seguirá trabajando mucho por El Puerto, enclave al que ama y por el que se desvela más, por cierto, que muchos (demasiados) oriundos.
El nombre de El Puerto de Santa María suena más en España, y hasta fuera de ella, gracias a la labor de este incansable publicista de nuestra tierra, nuestra mar y nuestros vientos, gracias, también, a su facilidad para las relaciones públicas, una aptitud derivada no de la hipocresía o la falacia que tantas veces acompañan a este epígrafe, sino del saber estar natural, de un concepto de la vida que bebe de fuentes como la educación o el respeto, del agua clara de la bondad, lejos de vanidades fatuas y pamplinas de toda índole.
Uno de los grandes méritos que José María atesora es que, pudiendo hacer lo que le da la gana, le da la gana de hacer lo que está haciendo. Espero que su empeño por conseguir lo mejor para el club sortee la marejada que puede suponer el problema de la concesión con Autoridad Portuaria, permiso que finaliza el 31 de diciembre de este año (las concesiones son un artilugio legal que utiliza la administración para reservarse la posibilidad de actuar a su capricho en cuanto expiran), que la Ley de Puertos no suponga el maremoto que se teme y que desde el equipo de gobierno se muestre sensibilidad en el Plan General de Ordenación Urbana para con la significación del Náutico, concediendo peticiones como la ampliación de los atraques. Tal y como declaraba en una entrevista a este periódico, en la que requería apoyo institucional, la bahía necesita que el club siga vivo.
Ojalá las rúbricas que estos días se recogen en apoyo de la solicitud para reconocerle con tan alta distinción sean muy numerosas y demuestren el sentido de la justicia que esta ciudad debe albergar para con quien tanto contribuye a engrandecerla.

Francisco Lambea
Diario de Cádiz
21 de Enero de 2010

No hay comentarios: