domingo, 12 de octubre de 2008

PLIEGOS DE POESÍA



La Diputación de Cádiz ha presentado en la Fundación Alberti los cuatro ejemplares más recientes editados dentro de la serie “Siete mares”, colección de pliegos de poesía de autores gaditanos que dirige Mercedes Escolano. A veces los versos no se enmarcan en el formato clásico y previsible de un libro, sino que nos asombran desde una apariencia más leve y grácil, aquélla sobre la que se esforzaban los amanuenses medievales o las manos decimonónicas de un tipógrafo.
Escribe Luis García Gil (“Las gafas de Allen”) sobre esa relación entre el cine y la vida, sobre la duda de un plano o la duda de la razón y también sobre el amor, su resumen en un nombre, el ensimismamiento de la música, la infinitud de su latido o el secreto íntimo que siempre parece esconder una ciudad.
Josela Maturana (“Mar de cloro”) nos habla de la pérdida de los recuerdos, su borrosidad, tejiendo metáforas marinas, esa inmensa pregunta que es un faro clausurado, ese cloro que supone todo lo hostil al espíritu y, al tiempo, ese agua donde puede dibujarse la esperanza.
Vicente Vegazo (“El sueño de la razón”) reflexiona en torno a personas o personajes tocados de algún modo por la desgracia, a veces por la falta de escrúpulos y su visión es hondamente pesimista ante un hombre sumido al veleidoso azar.
Ángel Mendoza (“Luz de hospital”) traza unas duras y hermosas composiciones en las que la memoria tristemente huida es su motivo de reflexión y lo hace desde esa sensibilidad que ya había desvelado en libros suyos anteriores, sabiendo detenerse en las pequeñas cosas para, desde ellas, expresar los grandes sentimientos, unas composiciones donde la niñez, la juventud, asoman clamando.
Posteriormente a la presentación, que nos concedió el valor añadido de escuchar algunos de los poemas en la voz de sus creadores, el público asistente tuvo la ocasión de conversar con esa serenidad que parece habérsenos arrebatado en la vorágine de los días y cuyo vuelo suele posar las alas en instituciones culturales como la propia Fundación Alberti, que El Puerto tiene el privilegio de disfrutar.
Francisco Lambea
Diario de Cádiz
9 de Octubre de 2.008

No hay comentarios: