sábado, 27 de septiembre de 2008

VUELTA A LA MEMORIA




La vuelta a las aulas tiene algo, indefectiblemente, de regreso a la memoria. Hay fechas, acontecimientos, vicisitudes, que siempre nos citan con nosotros mismos, que nos conducen al niño que fuimos, el que descubría la magia de los colores, el que se asombraba ante la magnitud de los ríos o la distante perfección de un círculo, el que sufría en silencio la obstinada dificultad de los números, el niño que después se tornaría en un adolescente que cruzaba las puertas del instituto envuelto en complejas nieblas de ilusiones y miedos, empezando a sufrir las tribulaciones de ese ángel, preciso o impreciso, que es el amor.
Miras a los niños emprender el camino del colegio por esas calles que en verano han recorrido experimentando una extraña suerte de liberación y eres tú el que camina con el peso de la cartera sobre los hombros, en medio de un tráfico menos denso y más respetuoso, preguntándote la naturaleza del profesor que te habrá designado la mano de un destino inefable, inquiriéndote sobre la identidad de los compañeros que vivirán contigo ese cerrado universo de nueve meses, sobre tu destreza para afrontar los nuevos retos, que se presentan como unos maquinales trabajos de Sísifo.
Los adultos que ahora somos construimos nuestras primeras imágenes en esa dicotomía que supone la metódica permanencia en las aulas o la acracia natural del estío y, pasados los años, cuando te encuentras con aquellos docentes que te enseñaron los sonidos que nacen de las letras o el secreto final que albergan las ecuaciones, compruebas que el tiempo, ese curso de apariencia infinita que siempre incorpora nuevas asignaturas y que nunca termina de aprobar el nivel de tus conocimientos, no pasa sólo por ellos, sino también por ti: descubres que, contrariamente a esa sensación de apertura de nueva etapa que se experimenta cuando uno finaliza lo que se ha dado en llamar educación reglada, en realidad seguimos siendo alumnos en ese aula gigantesca que es el mundo, donde la edad se metaforiza en una sucesión de niveles en la que los examinadores se multiplican.
Confiemos en que quienes regresan estos días a clase atesoren razones para que en el futuro les sea grato entornar la puerta de los recuerdos, encontrando tras ella el calor de una nostalgia cómplice.
Francisco Lambea
Diario de Cádiz
25 de Septiembre de 2.008













No hay comentarios: